martes, 8 de febrero de 2011

BIOLOGIA DE LA LUBINA HABITOS

Hábitat y comportamiento:
La lubina se distribuye tanto por el océano Atlántico como por el mar Mediterráneo extendiéndose desde las costas de Noruega hasta Senegal.
Este depredador que se puede encontrar tanto en fondos arenosos como de roca, moviéndose, por lo general, en profundidades que abarcan desde los 0 a los 20-25 metros. Su carácter eurihalino hace que sea frecuente encontrarla en rías y estuarios donde encuentra abundante alimento.
La lubina de joven es de carácter gregario, formando grupos que pueden llegar a ser muy numerosos. Cuando alcanzan el estado adulto se convierte en un pez más solitario, salvo en la época reproductora, en la que forman grandes bancos y en ocasiones en las que se reúnen varios ejemplares para dar caza de forma más efectiva a pequeños bancos de peces.

Hábitos alimenticios:
La lubina es una especie muy voraz. Esencialmente carnívora se alimenta de todo tipo de presas: otros peces, crustáceos, moluscos, poliquetos…Aunque puede soportar temperaturas entre los 2 y los 32 ºC, no se alimenta por debajo de 7ºC.
En este apartado, vamos a intentar explicar el porqué de distintos comportamientos observados en la lubina que están relacionados con la alimentación:
La lubina no es un depredador que se caracterice por coger indiscriminadamente cualquier tipo de alimento dentro de su gama aceptable de comidas. Se dice que un animal presenta preferencia por un tipo particular de alimento cuando la proporción de dicho alimento en la dieta del animal es superior a la proporción de ese alimento en el ambiente en el que vive el animal. Por tanto, para medir la preferencia alimenticia no sólo es necesario examinar la dieta del animal (habitualmente mediante el análisis del contenido intestinal), sino también determinar la disponibilidad de los distintos tipos de alimento, cosa que no es nada sencilla pues no basta un simple muestreo del ambiente, sino que debe de valorarse esta disponibilidad según los ojos del animal, no del investigador.
En animales carnívoros suele existir una preferencia por aquellos alimentos más valiosos dentro de los disponibles, seleccionándose aquellas presas que son más beneficiosas en términos de ingestión energética por unidad de tiempo gastado manejando la presa. Es decir, el depredador seleccionará aquellas presas que le aporten más energía y le ocasionen menos trabajo, mostrándose indiferente a otras presas potenciales cuya captura requiere mucho trabajo y proporcionan poco aporte energético.
Las preferencias de muchos depredadores son fijas, es decir, se mantienen independientemente de la disponibilidad relativa de los tipos alternativos de alimentos. Pero otros depredadores, como la lubina, permutan sus preferencias, de modo que los alimentos son ingeridos con una frecuencia desproporcionada cuando son abundantes y son ignorados con una frecuencia desproporcionada cuando son raros. Este fenómeno observado en muchos depredadores se puede deber a varios factores, pero el factor principal es que el depredador puede ser más eficiente o tener más éxito al atrapar el tipo de alimento más abundante y esto puede deberse a que el depredador cada vez tiene más éxito en sus ataques a medida que aumenta su experiencia, cosa que ocurre con las presas más abundantes.
Para obtener un alimento el depredador debe de gastar tiempo y energía, primero en buscar su presa y luego en manipularla (es decir, perseguirla, someterla y consumirla). La búsqueda puede estar dirigida hacia varios tipos de presas, pero mientras busca es posible que el depredador encuentre una gran variedad de posibles alimentos.
El problema que se plantea es el siguiente: Un depredador especialista puede requerir mucho tiempo y energía para encontrar la presa más provechosa, mientras que un depredador generalista puede dedicar poco tiempo a la búsqueda pero perseguirá tanto presas provechosas como improductivas.
Un animal que busque óptimamente su comida debería equiparar los pros y contras con el fin de maximizar su tasa total de ingestión energética. Nos preguntamos, ya que un depredador incluye ya un cierto número de elementos productivos en la dieta, ¿debe de ampliar su dieta (reduciendo con ello el tiempo de búsqueda) mediante la inclusión de elementos algo menos productivos?
En este caso podemos encontrar varias respuestas:
  • Si el tiempo de manipulación de la presa es relativamente pequeño en relación con el tiempo de búsqueda, al depredador le conviene ser generalista, pues en el poco tiempo que necesita para manipular una presa que ya ha encontrado apenas pueden empezar a buscar otra presa. Así a la lubina, en un ambiente en el que las presas escasean y la probabilidad de encontrarse con una presa es muy baja, le compensa perseguir durante varios metros a un pez, puesto que puede tardar mucho tiempo en encontrarse con otro.
  • Si el tiempo de manipulación es largo en relación al tiempo de búsqueda es mejor ser especialista. Imaginemos a la lubina en un estuario en el que se encuentra rodeada de multitud de pequeños peces, los cuales podrían ser presas potenciales, en este caso, el tiempo de búsqueda es muy pequeño pero el tiempo de manipulación (sobre todo persecución) puede ser muy largo, en este caso a la lubina le conviene atacar a aquellas presas inmaduras, lesionadas o viejas cuyo tiempo de manipulación es menor.
Considerando esto, según esta teoría, la lubina tendría una dieta más amplia en ambientes no productivos, en los que las presas son relativamente raras y el tiempo de búsqueda es elevado que en un ambiente productivo donde el  número de presas es relativamente elevado. Esto no tiene porque ocurrir siempre, pero este tipo de comportamiento ha sido favorecido por la selección natural, presentando mayor probabilidad de sobrevivir aquellos animales que se ajustan en mayor medida a estos comportamientos.

Temperatura:
Es una especie muy euriterma (tolera amplios rangos de Tª), en invierno se encuentra en lagunas del Mediterráneo Norte con aguas a 5-6ºC hasta en verano que se han encontrado en aguas a 27-28ºC. Las temperaturas de los lugares de reproducción son menos dispersas, las temperaturas preferenciales van desde 10 a 12,5ºC, no importa cuál sea la latitud.

Salinidad:
La lubina puede encontrarse en agua prácticamente dulce, salobre, marina o hipersalina (hasta 90 por mil). Puede aparecer en aguas con una proporción de agua marina del 0,5 por mil siempre que el cambio a estas osmolaridades haya sido progresivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.